La comunicación, promoción y prevención, claves para reducir el impacto del cáncer 4 de febrero Día Mundial del Cáncer

Cada año mueren de cáncer 9,6 millones de personas en el mundo. Más de la tercera parte de estos casos se pueden curar si se detectan de forma temprana y se garantiza el tratamiento adecuado.

Las enfermedades no transmisibles, incluido el cáncer, son consideradas una de las “diez amenazas para la salud mundial”, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. Se estima que cada año mueren de cáncer, alrededor de 9,6 millones de personas. Para revertir esta tendencia es prioritario incrementar y fortalecer las estrategias de comunicación, promoción y prevención de la enfermedad.

La Fundación AlmaRosa se une a la conmemoración del Día mundial contra el cáncer, fecha que se celebra cada 4 de febrero desde el año 2000, como una iniciativa de la Unión para el Control Internacional del Cáncer (UICC), con el fin de promover acciones positivas para mejorar la prevención y la detección temprana.

El objetivo de este movimiento es reducir las muertes prematuras por cáncer en un 25 % para 2025. De acuerdo con la UICC, es posible lograrlo: se estima que hay 43,8 millones de personas que siguen vivas cinco años después de que se les diagnosticara un cáncer. A medida que la inversión, la información, los diagnósticos y los tratamientos mejoran, las posibilidades de sobrevivir al cáncer aumentan.

Convencida del poder de la comunicación, AlmaRosa lleva más de 7 años trabajando en la promoción de la detección temprana del cáncer de mama, desarrollando estrategias para llevar un mensaje de vida a las mujeres con el fin de que puedan llegar a tiempo a esta enfermedad que, diagnosticada a tiempo, tiene un porcentaje de sobrevida superior al 90 %.

“Nuestra experiencia de más de 5 años nos ha demostrado que las actividades de promoción y educación son claves para potenciar este mensaje que ha logrado salvar vidas. Queremos que más personas, empresas, instituciones y organizaciones se sumen a este propósito y se conviertan en un canal de vida para que juntos actuemos a tiempo por la prevención y la detección temprana del cáncer.”, explicó Lina Hinestroza, directora de AlmaRosa y sobreviviente de cáncer de mama.

¿Qué podemos hacer? Según la Organización Mundial de la Salud, al menos un tercio de los cánceres comunes se pueden prevenir mediante la sana alimentación, manteniendo un peso saludable y practicando actividad física regularmente. Como individuos, podemos asumir la responsabilidad de nuestra salud, incorporando hábitos saludables como: consumir alimentos saludables, moverse más, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, disfrutar el sol con cuidado, evitar los contaminantes y las sustancias químicas (como el amianto, los pesticidas y los envases que contienen BPA), vacunarse, y conocer los signos y síntomas de la enfermedad.

Desde las empresas podemos motivar los hábitos saludables y establecer políticas para prevenir la exposición a los agentes causantes de cáncer, así como fomentar la actividad física, la nutrición saludable y el respeto por espacios libres de humo. Las ciudades y las comunidades pueden liderar la creación de un entorno urbano de calidad que promueva y proteja la salud y el bienestar de sus ciudadanos; y los gobiernos y líderes políticos pueden implementar programas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad. AlmaRosa trabaja de la mano de empresas, instituciones privadas y públicas, organizaciones y otras entidades que quieren sumarse a este propósito común de salvar vidas a través de la promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *